sábado, marzo 13, 2010

Hay que cambiarlo todo para que nada cambie

Frase comúnmente citada refleja una contradicción muy en boga en nuestros días que refleja la necesidad de establecer modelos continuístas basados en acciones no contempladas en el pasado.

Una buena aproximación es la dualidad entre "intentarlo al 100%" y "intentarlo de una manera diferente".

Muchas veces no por intentar con más insistencia la resolución - intentarlo al 100% - de una tarea somos capaces de sacar el resultado requerido.

Buscar vías alternativas de ejecución, pensar de forma lateral (Edward de Bono dixit), buscar nuevas aproximaciones, innovar, "pintarlo de verde", "dividirlo en partes", "cambiarlo de forma", "mirarlo desde arriba", "mirarlo de frente", etc.

En definitiva, "intentarlo de una forma diferente" o "innovar".

En inglés se define de una forma mucho más clara : "trying different" vs "trying harder".

Y destacar sobre todo el principio de innovación quizá más destacado : cuanto más tardes en innovar, peor se pondrán las cosas.

Hay que cambiarlo todo para que nada cambie no es más que la metáfora de la innovación continua. En definitiva, innovación continua es el baseline de toda actividad empresarial.