sábado, diciembre 13, 2008

FTTH - El modelo de negocio


Como continuación de la entrada anterior, nos focalizamos ahora en el modelo de negocio de llevar fibra al hogar y/o a los condominios de las nuevas ubranizaciones.

Para un modelo de despliegue de fibra al hogar influye enormemente las distancias a los nodos / centrales más cercanos, pero sobre todo la densidad urbana, el número de casas a conectar y la existencia de canalización o tendidos aéreos por donde llevarla.

El coste de despliegue de fibra para un usuario y para una urbanización densamente poblada es prácticamente el mismo, por lo que la agregación de usuarios no hace más que reducir los costes de construcción de forma drástica hasta niveles marginales.

Asimismo frente a la entaja en costes que supone la fibra aérea, también supone un gasto recurrente en costes de mantenimiento en el tiempo y la exposición de la fibra a fenómenos atmosféricos y a cambios grandes de temperatura. En ambos casos son factores a considerar, sobre todo con la sobreprotección que podemos llegar a tener con fibra tendida por canalización subterránea (con sus particularidades de incidencia igualmente)
En cualquier caso es importante evaluar los impactos de costes cuando consideramos economías de escala, que en este caso sólo son aplicables con grados de concentración de viviendas muy altos, de tal forma que los costes sean controlados y la solución de despliegue escalable.

La utilidad del modelo para los Operadores.

Actualmente el modelo de los operadores para la generación de su offering está más basado en el sostenimiento de costes, el crecimiento de las velocidades ofrecidas y en poder mantener la cota psicológica de los aprox 40€ + IVA, que lleva años manteniéndose sin prácticamente cambio.

Sin tratar de hacer un análisis de precios de competencia para accesos de banda ancha cableados, la cota superior indicada en el párrafo anterior representa la mayoría de las conexiones de banda ancha, a pesar de la existencia de ofertas de banda estrecha (hasta aprox 1 Mbps) y de, llamemos, ultrabanda ancha con conexiones de +30 Mbps y subiendo. En ambos casos las cuotas de mercado no son, hoy por hoy, lo suficientemente representativas.


Este escenario de costes podría verse considerablemente reducido en caso de que el mantenimiento de infraestructuras de telecomunicaciones corriese a cargo del usuario final, mediante la compartición de la creación de infraestructuras por los usuarios de una zona. Al fin y al cabo, en cualquier servicio de red, la electricidad, cada uno es responsable del estado de la instalación en su casa y/o en su comunidad de vecinos.

Además es fundamental también el factor tiempo : los operadores invierten en función de la capacidad y velocidad en obtener el retorno de inversión de las infraestructuras. Este no es el caso de una urbanización que quiere una forma colectiva de conectarse a un operador : los criterios de despliegue son totalmente distintos.

En qué nos beneficia enormemente? En que no estaremos esperando a las inversiones del operdor y sus posibles intereses y/o tensiones internas, sino que lo que nos mueve es una reducción de costes y libertad de elección del operador de telecomunicaciones, en el plazo que nosotros queremos y sin depender de decisiones privadas de inversión.


Y los clientes? Sus principales razones:

1. Libertad de elección del operador y acceso a precios inferiores a los usuarios individuales.
2. Posibilidad de negocación por volumen
3. Facilidad para trabajar con varios operadores a la vez.
4. Rápidez en el despliegue independientemente de las decisiones de inversión de los operadores.
5. Establecimiento de servicios privados dentro de la urbanización, tanto de propósito general como privados.
6. Ancho de banda por usuario superior, en bruto, al posible obtenido como usuario individual.
7. Indirectamente incremento del valor de la propiedad de cada uno al ser parte de la inversión colectiva.




0 comentarios: